Políticas lésbicas

LOGO alta ressolucio
27/09/2011

Carta abierta a políticas y sindicalistas

El Área de Políticas Lésbicas apuesta por la visibilidad de lesbianas en las listas electorales

Desde nuestra realidad de lesbianas y activistas de colectivos LGTB, lesbianas, gais, transexuales y bisexuales, nos dirigimos a ustedes como responsables políticos y sindicales para hacerles partícipes de nuestras últimas reflexiones.

Echando la vista atrás hay importantes avances en democracia que nos conciernen, como el matrimonio entre personas del mismo sexo y la igualdad de derechos que esto conlleva, pero hay campos en los que no se ha dado pasos hacia delante, especialmente en cuanto a la realidad de las lesbianas.

Atrás quedaron los tiempos en que había que ocultar nuestra orientación afectivo-sexual para evitar ser objeto de persecución por parte de la autoridad.

Hoy en día no es necesario escondernos, es más, creemos que es necesario el manifestarlo a fin de que las futuras generaciones de lesbianas, sus familias y entorno puedan tener mujeres representativas con las que se puedan identificar. Los referentes positivos son absolutamente necesarios para terminar de erradicar los estereotipos existentes y realmente avanzar en la igualdad social:

Llegadas aquí, nos surge esta pregunta ¿dónde está la lesbiana de su partido o sindicato? ¿Cómo puede ser que tras todo lo ocurrido la sociedad no conozca a ninguna lesbiana de su entorno? ¿Qué ocurre para que sí existan referentes gais y no lésbicos? ¿Cabe pensar que no existen? O ¿Existe el miedo a expresarlo?

Nuestra reflexión no va encaminada a obligar a nadie a declarar su lesbianismo, pero como mujeres nos preguntamos ¿cuándo dejó lo personal de ser político? Las mujeres siempre hemos hecho de nuestro cuerpo y realidad bandera de los avances que más directamente nos competen.

Sinceramente creemos que como representantes públicos tienen un compromiso social en el que ciertos aspectos personales pueden dejar de serlo en aras de un bien común. Porque la negación de la verdad solo puede ser justificada desde lo vergonzoso, punitivo o pecaminoso. Y ninguna de estas tres cosas tiene nada que ver con la realidad de las lesbianas.

Para estas próximas elecciones generales del 20 de noviembre queremos llamar a todas las mujeres lesbianas que forman parte de  partidos, sindicatos, grupos feministas o demás organizaciones sociales, para que se atrevan a dar un paso al frente y declarar pública y abiertamente su condición de lesbianas. Ello supondría un gran revulsivo social para la lesbofobia y constituiría en sí mismo un avance respecto a las libertades porque ¿de qué vale que nosotras nos empoderemos si ustedes nos esconden o nos niegan?