Políticas lésbicas

marina
06/04/2011

Entrevista a Marina Sanz, ex coordinadora del Área

Marina compartió el liderazgo del área con la actual coordinadora, Ana García.

¿Cómo valoras 2010? ¿Qué destacarías?
Cuando asumí la coordinación del área en marzo de 2010 me encontré con una situación compleja. Con un área llena de proyectos por delante y que con las ilusiones aún del Año de la Visibilidad Lésbica (2008) en mente de todas nosotras. Unas ilusiones que han hecho de este año un momento de continuar creciendo y empoderándonos como área. Donde hemos intentado prestar una especial atención a la situación de las mujeres transexuales lesbianas. Ha sido un año de seguir trabajando por el movimiento desde nuestra perspectiva. Un trabajo conjunto de todas que nos ha llevado a crear espacios de encuentro, formación y debate. Este año hemos tenido las II Jornadas Activistas y la II Escuela de Género. En las Jornadas Activistas conseguimos crear un espacio de debate y reflexión donde las sinergias intergeneracionales nos llevaron a fijar nuevas líneas de trabajo. Por otra parte, en la Escuela de Género tuvimos la oportunidad de seguir formándonos para poder afrontar y dar solución a los problemas existentes en las relaciones de géneros dentro del movimiento.

Ha sido un buen año para el área, donde hemos seguido avanzando, creciendo, empoderándonos y visibilizándonos.

 

 

Hablas del año de la visibilidad lésbica ¿Crees que se ha avanzado algo desde entonces? ¿El tratamiento informativo de la realidad lésbica ha cambiado algo?
El Año de la Visibilidad Lésbica fue importante porque conseguimos por fin ser protagonistas de la agenda política LGTB y además con el apoyo unánime de nuestros compañeros y compañeras. Intentamos durante un año proyectar en la opinión pública el problema de nuestra invisibilidad. Cierto es que se ha trabajo por la visibilidad lésbica desde las entidades. No en tanta magnitud como en el 2008 pero, así y todo, están haciendo un trabajo magnífico. Ahora es un momento en que debemos empezar a hacer una visibilidad de manera distinta. Poco a poco estamos avanzando. Las series televisivas empiezan a incluir modelos lésbicos. Los medios de comunicación hablan de nosotras aunque sólo aparecen las agresiones. Pero no podemos conformarnos con eso. Tenemos que luchar por nuestros derechos y eso tiene que pasar por nuestra visibilidad; una visibilidad que ha de ser de nuestro día a día. Nuestras relaciones afectivo-sexuales son nuestra arma para cambiar la sociedad. De esta manera conseguiremos que nuestra realidad sea aceptada en la sociedad.

 

¿Qué opinión te merece la reconversión del Ministerio de Igualdad, con el que veníais trabajando, en una Secretaría de Estado?
Me sentí desolada al ver la noticia porque para mí esta decisión del Gobierno estaba dando la espalda a su compromiso con la igualdad. Lo justificaban diciendo que era un “esfuerzo de austeridad más pedagógico que presupuestario” (Rubalcaba). Cierto es que el ahorro presupuestario reconvirtiendo el Ministerio en Secretaría es ridículo dentro del presupuesto público del Estado. Pero no le echemos la culpa a la economía de esta decisión porque no toda la culpa la tiene la crisis económica que estamos viviendo. Este sacrificio simbólico del Ministerio de Igualdad se ha tomado para reestablecer el estatus quo económico y volver a centrarnos en lo que consideran las cosas realmente importantes. Es decir, sacar la igualdad  de la agenda política de prioridades.

 


El tema del VIH entre mujeres que tienen sexo con mujeres parece estar menos presente, o al menos más invisibilizado ¿por qué? ¿Cómo abordaréis el tema en 2011?E
l tema del VIH entre mujeres que tienen sexo con mujeres esta invisibilizado. Esto es, principalmente, porque la categoría MSM (mujeres que tienen sexo con mujeres) no ha sido utilizada en investigaciones, campañas e informes sobre VIH-SIDA. Se trata de una omisión posiblemente derivada de la mitificada creencia de que entre mujeres no se produce la transmisión del VIH y otras ITS. Dentro de los estudios sobre el tema se ha infravalorado los riesgos que pueden llevar aparejadas determinadas prácticas sexuales que son habituales entre las mujeres que tienen sexo con mujeres. Des del Área abordaremos el tema exigiendo la incorporación de las MSM en los estudios epidemiológicos para saber la incidencia del VIH-Sida en el sexo entre mujeres. Incidiremos en la importancia de revisar nuestra salud sexual anualmente luchando contra la tan habitual presunción de heterosexualidad que vivimos en las consultas médicas que deja patente la lesbofobia por omisión del sistema de salud pública actual.

También incidiremos en la necesidad de una práctica de sexo seguro para que las relaciones puedan mantenerse en el tiempo y podamos así disminuir al mínimo los riesgos de infección por VIH. Y, finalmente, pediremos a las instituciones más facilidad para el acceso a los medios de prevención existentes para la práctica de sexo más seguro entre mujeres.