Políticas lésbicas

VPH
03/02/2012

Pedimos una adecuada atención sanitaria de la infección por VPH en el colectivo LGTB

El sistema debe reconocer los riesgos de mujeres que tienen sexo con mujeres a desarrollar cáncer

Por el Día Internacional contra el Cáncer la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales quiere recordar que, según el Ministerio de Sanidad, se estima que casi el 80% de la población se infectará al menos una vez en su vida por el Virus del Papiloma Humano (VPH), siendo la ITS más frecuente. Aunque la infección normalmente es asintomática, en algunas personas puede causar condilomas, neoplasias y cáncer en el cuello uterino, ano, vulva, vagina, pene y cavidad oral.

En el caso de los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y viven con el VIH hay estudios que estiman que el 85% de ellos tienen también la infección por VPH que puede producir cáncer anal. Según la Secretaría del Plan Nacional del Sida y Gesida, la incidencia anual de cáncer anal en HSH es de 35 casos por 100.000 hombres, una cifra muy similar a lo que era el cáncer cervical antes de utilizar el cribado con citología vaginal y sin embargo sigue habiendo hospitales que no tienen el instrumental adecuado para detectar el VPH ni realizan citologías anales a los HSH que tienen VIH.

En ese sentido, la FELGTB pide que se cumplan las recomendaciones del Plan Nacional sobre el Sida y Gesida con relación a estas infecciones en personas con VIH y que se implementen en todos los hospitales del Estado. Asimismo, solicita que los registros de fallecimiento a causa de cáncer recojan diferenciadamente el cáncer anal del cáncer de colon o de recto.

Igualmente, la FELGTB quiere recordar que el VPH afecta también a las mujeres lesbianas, bisexuales y otras mujeres que tienen sexo con mujeres (MSM), ya que cualquier mujer que haya mantenido relaciones sexuales, con o sin penetración, puede haber estado en contacto con el virus.

Entre el 85 y 90% de los cánceres cervicales se desarrollan a partir de una infección crónica del VPH. Sin embargo, el cáncer de cuello de útero puede ser detectado precozmente y tratado. Por ello, es muy importante que las mujeres lesbianas, bisexuales y otras MSM se sometan a exámenes ginecológicos y pruebas de detección como la citología cervical o prueba de Papanicolau, que permite identificar lesiones precancerosas que pueden ser tratadas antes de que progresen a cáncer.

Por ello, la FELGTB también reclama a las administraciones públicas y al personal sanitario una mayor sensibilidad y atención hacia la salud sexual de las mujeres lesbianas, bisexuales y otras MSM, desarrollando y aplicando protocolos que permitan evaluar, diagnosticar y tratar adecuadamente las ITS en este colectivo.

En ese sentido, la FELGTB hace suya la recomendación que realiza la Guía Canadiense sobre Infecciones de Transmisión Sexual, de 2006 y actualizada en enero de 2008, según la cual “ideas erróneas sobre el riesgo de infecciones de transmisión sexual y prácticas sexuales de las MSM pueden influir negativamente en la historia sexual y el examen realizado en este grupo de mujeres. Las recomendaciones para la detección de ITS en MSM deben basarse en una evaluación detallada del riesgo, no en la presuposición de comportamientos sexuales de bajo riesgo. Las MSM, incluyendo aquellas que no tienen historia de pareja sexual masculina, corren el riesgo de anormalidades cervicales y deberían ser animadas a realizarse habitualmente el examen cervical para la displasia y/o la infección por VPH”.

“Desde el área de política lésbicas trabajamos por la concienciación de que las mujeres lesbianas y bisexuales deben acudir anualmente a consulta ginecológica porque no estamos exentas ni mucho menos de sufrir cáncer de mama o de cérvix y no nos deben frenar ni la pereza ni los prejuicios de profesionales sanitarios. Por eso pedimos también un sistema de salud que nos conozca, nos reconozca y nos incluya”, ha remarcado Ana García, coordinadora del Área de Políticas Lésbicas de la FELGTB.

“No nos parece admisible que haya hospitales que no apliquen las recomendaciones del Plan Nacional sobre el Sida relativas a la infección por el VPH en pacientes HSH con VIH, que no tengan instrumental adecuado para su detección o que no recomienden a dichos pacientes la realización de pruebas diagnósticas. No es desconocimiento, es desatención”, ha afirmado Rubén Sancho, coordinador de Salud de la FELGTB. “Donde sí hay desconocimiento es con relación a la salud de las mujeres que tienen sexo con mujeres, especialmente su salud sexual y sus riesgos frente a las infecciones de transmisión sexual, a lo que el sistema sanitario debería responder adecuada y profesionalmente”, ha añadido Sancho.