Políticas lésbicas

Cortos para la visibilidad lésbica

Arranca el festival cultural "La Culta" para conmemorar el Día de la Visibilidad Lésbica

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha presentado este jueves, 25 de abril, la programación del festival La Culta, una iniciativa cultural celebrada en el marco del Orgullo LGTBI estatal, organizada con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid. El objetivo de esta iniciativa es potenciar la oferta cultural del Orgullo y dar voz a las personas menos visibles dentro del colectivo, especialmente a las mujeres LTB y a las personas mayores.

 

Así, y con motivo del Día de la Visibilidad Lésbica que se conmemora mañana, viernes 26 de abril, la FELGTB ha hecho públicos los ganadores de la primera iniciativa enmarcada en el festival La Culta, el I Certamen de Cortos por la Visibilidad Lésbica, organizado por los grupos de Cultura y Políticas Lésbicas de FELGTB. Así, los cortos “Estimada señora directora”, dirigido por Michèle Massé y protagonizado por la activista Rosa Arauzo y “Así quiero vivir”, dirigido por Dani Curbelo, orientados a visibilizar la realidad de las mujeres mayores lesbianas, han sido premiados tanto por el jurado de FELGTB, como por el público que durante el mes de abril asistió a las proyecciones organizadas en distintas entidades federadas.

Asimismo, y también con el objetivo de conmemorar el Día de la Visibilidad Lésbica, la vocal del grupo de Políticas Lésbicas de FELGTB, Raquel Centeno, ha recordado durante el acto la falta de referentes en la esfera pública que sufren las mujeres lesbianas. En este sentido, ha definido los prejuicios sociales sobre el lesbianismo, aún presentes en nuestra sociedad, como el origen del miedo a la discriminación y de la lesbofobia interiorizada que sufren muchas mujeres lesbianas y que impiden que visibilicen su orientación sexual.

“En la sociedad actual, el lesbianismo es aún un tema tabú que lleva muchos prejuicios asociados porque seguimos viviendo en una sociedad heteropatriarcal que no acepta una sexualidad donde no haya hombres. Esto hace que seamos constantemente cuestionadas y que tengamos que enfrentarnos a argumentos que defienden que no tenemos sexo con hombres porque no podemos o porque no nos atrevemos”, ha explicado Centeno.

Además, ha añadido que “en los espacios de ocio, las parejas de mujeres somos con frecuencia acosadas por hombres heterosexuales que nos ven como objetos susceptibles de satisfacer sus fantasías sexuales, lo que, además de ser un problema en sí mismo y un tipo de violencia que sufrimos habitualmente, es el síntoma de la falta de respeto y reconocimiento de la que adolece nuestra orientación sexual”.  

Sin embargo, Centeno ha defendido que las mujeres lesbianas son un elemento de transformación social muy enriquecedor que aporta a la sociedad modelos de relaciones de pareja más igualitarias, capaces de construir una sexualidad más libre, satisfactoria y respetuosa entre las dos partes. Además, según ha explicado la vocal del grupo de políticas lésbicas, las mujeres lesbianas son más fuertes en la creación de redes de apoyo y cuidado entre distintas generaciones, al ser menos proclives a formar núcleos familiares y a menudo rompen con una expresión de género que aprisiona a la mayoría de las mujeres independientemente de su orientación sexual, así como con los roles de género hombre/mujer.

“A pesar de esto, las mujeres lesbianas seguimos sin tener los mismos derechos que las personas heterosexuales”, ha lamentado Centeno. “Prueba de ello”, ha apuntado, “es que tenemos vetado el acceso a las técnicas de reproducción asistida a través de la Seguridad Social, no podemos filiar a nuestros bebés en el Registro Civil sin estar casadas, carecemos de una atención ginecológica especializada capaz de dar respuesta a nuestras necesidades y somos discriminadas en determinados entornos laborales cuando visibilizamos nuestra orientación sexual.”

Además, ha denunciado que muchas mujeres lesbianas mayores que tuvieron que ocultar su orientación sexual durante su juventud, pasan la última etapa de su vida en residencias, donde tampoco pueden visibilizarse como lesbianas por miedo al rechazo de un personal que no conoce la realidad LGTBI. “Por este motivo, consideramos imprescindible la formación en diversidad y sensibilización del personal de las instituciones que están al cuidado de las personas mayores LGTBI”, ha señalado.

La Culta 2019

El festival La Culta ha querido contribuir en su edición de 2019 a la creación de referentes y a visibilizar tanto a las mujeres LTB, como a las personas mayores miembros del colectivo. Para ello, según ha explicado también durante el acto la responsable de Cultura de FELGTB, Miriam Guijarro, FELGTB ha diseñado un programa de actividades centrado en los miembros del colectivo menos visibles en la esfera pública y cultural.  

Así, en el marco del festival, el sábado 27 de abril, se celebrará en Barcelona el encuentro de escritoras lesbianas, en el que las expertas abordarán la realidad de este colectivo en la literatura y, el próximo otoño, tendrá lugar en Madrid el Encuentro Mujeres Creadoras LBT que pretende convertirse en un espacio de encuentro, discusión, visibilidad y generación de sinergias entre mujeres que están produciendo arte lésbico y bisexual en todas sus facetas.

 

Por otra parte, el lunes 6 de mayo se entregarán los Premios Plumas y Látigos en Madrid, iniciativa de FELGTB que pretende reconocer la labor de aquellas personas o proyectos que más hayan contribuido durante el último año al avance hacia la igualdad de derechos para el colectivo LGTBI, así como castigar a aquellas personas o iniciativas que hayan ahondado más en su discriminación. Como parte también del festival, durante los meses de junio y julio, se ofrecerá una propuesta de ruta peatonal turística, bajo el formato de free tour, para explicar la historia del madrileño barrio de Chueca desde la perspectiva plural y crítica del movimiento LGTBI. Asimismo, durante mayo-junio y septiembre-octubre, se desarrollarán actividades con personas mayores LGTBI para que, a través de talleres de danza y dramaturgia, realicen investigaciones artísticas sobre el concepto de autoimagen, la memoria y la desmemoria