Laboral

foto mani
02/10/2012

7 de octubre: ¡planta cara a los recortes!

La Cumbre Social convoca manifestaciones este 7 de octubre en todas las capitales de provincia.
7OCT

La FELGTB se suma, una vez más, a esta convocatoria y anima a las asociaciones que la componen a difundirla y participar activamente en la misma.

7 de octubre: manifestaciones para impedir más paro, más recortes y menos protección social

La Cumbre Social han convocado manifestaciones para el próximo domingo, 7 de octubre, en todas las capitales de provincia, contra las políticas que se están llevando acabo por parte del Gobierno, y en concreto contra unos Presupuestos Generales del Estado 2013 que van a provocar más recesión y paro.

Miles de personas volverá a salir a las calles el próximo domingo para protestar contra unos Presupuestos que, como indica la Cumbre Social en la Declaración aprobada en su tercer encuentro, "van a hundirnos más en la crisis e incrementar todavía más nuestra tasa de paro" y para exigir una salida de la crisis que garantice la reactivación económica, la generación de empleo, la recuperación de la protección social y de nuestro mermado Estado del Bienestar.

Según la Cumbre Social integrada por CCOO, UGT y más de 150 organizaciones sociales y sindicales, estos Presupuestos "solo contemplan recortes a la inversión, sacrifican los estímulos a la actividad económica y a la creación de empleo y renuncian a una política fiscal que, empezando por perseguir decididamente el fraude, permitiese incrementar los ingresos del Estado y evitar así una nueva reducción de los gastos sociales".

"Más crisis, más desempleo, menos protección social y menos servicios públicos es una ecuación funesta para la mayoría de las personas de este país de las que solo se salvan las élites económico-financieras que se cobijan al resguardo de la acción de gobierno", concluye la Cumbre Social, que, por ello, ha decidido convocar manifestaciones el próximo domingo 7 de octubre en todas las capitales de provincia para expresar el rechazo a estos presupuestos
 

DECLARACIÓN DEL 2 de octubre de 2012



 

COMUNICADO SOBRE LA AMENAZA A LAS LIBERTADES Y LA REPRESIÓN DE LAS MANIFESTACIONES
 
EL MINISTERIO DEL INTEIOR QUIERE DESCALIFICAR CUALQUIER MANIFESTACIÓN EN RECHAZO DE LAS POLÍTICAS DEL GOBIERNO
CONVIRTIENDOLAS EN UN PROBLEMA DE ORDEN PÚBLICO
 
Ante los hechos acaecidos en las manifestaciones celebradas los pasados 25, 26 y 27, en las que se registraron cargas policiales de extrema dureza y un importante número de detenciones y heridos las organizaciones que formamos parte de la cumbre social queremos manifestar:
 
1.- Nuestro más absoluto rechazo a la estrategia del Gobierno expresada a través de su delegación en Madrid y del Ministerio del Interior, consistente en descalificar y desprestigiar ante la opinión pública las manifestaciones de rechazo a las políticas antisociales promovidas por el Ejecutivo convirtiéndolas en un problema de orden público.
 
2.- La denuncia de las órdenes dadas a las fuerzas de seguridad que generaron unas intervenciones de inusitada agresividad, una tensión del todo innecesaria y dieron una imagen de manifestación violenta cuando se trataba de una convocatoria pacífica.
 
3.- En consecuencia exigimos que se depuren responsabilidades políticas que en todo caso deben suponer el cese o dimisión de la Delegada del Gobierno y que queden sin efecto todas cuantas actuaciones judiciales se hayan emprendido contra los manifestantes identificados o detenidos.
 
4.- Por último, las organizaciones de la Cumbre Social queremos expresar nuestra profunda preocupación ante la deriva autoritaria que está adoptando el Gobierno. La represión de las manifestaciones debe ponerse en relación con la actitud arrogante y prepotente que se adopta desde los máximos responsables políticos del ejecutivo, con la ausencia de diálogo social y político, con el ocultismo con el que se abordan temas fundamentales para el país como es el posible rescate de la economía española, con los intentos de manipulación de la opinión público...
Todo ello está suponiendo una involución en nuestro sistema de derechos y libertades que amenaza con poner en riesgo las reglas de convivencia de las que nos dotamos en el inicio de la transición política.