Eventos y Formación

DSCN1163
20/02/2015

Último discurso de Boti G. Rodrigo como presidenta de FELGTB

Palabras dirigidas al plenario en la inauguración del VII Congreso federal

Hace tres años y en este mismo lugar  me presenté, recién elegida presidenta en el VI Congreso de la Federación, era marzo del 2012.  Han pasado tres años, 156 semanas,  
1095 días y como uno  de los años ha sido bisiesto, han sido 1096 los días.    

Y  hoy os doy las gracias por estar aquí  y acompañarnos, como siempre,  a quienes hacemos  esta  Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales.  Gracias por vuestra presencia y por vuestras palabras. Muchas gracias.

Ha pasado mucho tiempo y poco tiempo.   Un tiempo del que dije entones  iba a ser de trabajo y de responsabilidad.  De ilusión, también.  Y lo ha sido.   Un tiempo de trabajo, de ilusión, de lucha y de exigencia: de exigir y de exigirnos.  De reivindicar y de reivindicarnos.

Teníamos entonces por delante una tarea enorme pero también un reto apasionante: continuar la lucha no sólo para mantener el lugar que merecemos en la sociedad,  sino para avanzar, avanzar en nuestros derechos, avanzar en nuestra igualdad. Y en esa tarea arrancamos el mandato  reivindicando  todavía el Matrimonio Igualitario  como defensa básica de la igualdad formal.

Qué lejos suena, ¿verdad? Todavía estábamos pendientes del recurso de la vergüenza y  cuánta pesadumbre nos trajo el maldito recurso, cuánta pesadumbre  hasta conseguir verlo tumbado en noviembre del 2012, hasta  poder celebrarlo en aquella alegría como de Orgullo en otoño,  una alegría que compartimos también precisamente con quienes  hoy  y  siempre  estáis  a nuestro lado y de nuestro lado.

Hoy es un día especial para la FELGTB: arranca nuestro séptimo Congreso en un momento político delicado  pero muy interesante y con muchos retos por delante.  En estos días vamos  a  construir  la Federación del  próximo trienio,  periodo en  el que, por cierto, nuestra organización cumplirá 25 años,  25 años ya siendo el principal referente del movimiento LGTB en este país. 

Y… también hoy para mí hoy es un día especial, porque yo,  como adelanté a las entidades en el último Consejo Federal, aquí termino como presidenta, este será mi único mandato, porquetodo tiene su momento oportuno, como dice el Eclesiastés,  hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para nacer, y un tiempo para morir,  un tiempo para plantar,  y un tiempo para cosechar”

Todo tiene su momento oportuno  y  también  creo que la etiqueta de esta presidenta debe tener fecha fresca de caducidad, aunque es verdad que el activismo y la vocación  de federación,  el orgullo   de sentirme federación, eso no caduca.

 

En ese Consejo Federal me referí a un archivador   en  el que guardo el trabajo de estos tres años en muchos folios que contienen  la letra,  la gestión de federación y que contienen también su música: en esos folios  se guarda  el activismo que hemos hecho desde el anterior Congreso.

Son folios que hablan de nuestro empeño en reclamar igualdad legal,   de nuestro empeño en proclamar juventud sin armarios  y  derechos humanos para nuestro colectivo;  folios que hablan de años de festejar el orgullo  y de teñir las calles  de arcoíris por nuestros derechos… hablan de años de lucha, de años en el afán constante de hacer Federación.

Y  la  hemos hecho y la hemos hecho bien, o al menos con nuestra mejor intención  y con mucho esfuerzo, y  quiero agradecerlo  a  todas  las personas con las que,  de  la mano  he llegado hasta aquí desde aquel marzo de 2012.

Gracias a todas y a cada una de las personas que  a lo largo del mandato  habéis  conformado nuestra Comisión Permanente.  Y a quienes me habéis acompañado en este viaje más de cerca,  la Comisión Ejecutiva,  un equipo que ha acertado a tocar en todos los conciertos  interpretando  con vocación  y ganas la letra y la música  de  la  Felgetebe, gracias.  Y gracias a las Comisiones de Trabajo  por vuestra generosidad  y vuestra eficacia,  por la gran ayuda y la tranquilidad que me habéis proporcionado.  Quiero agradecer también el  trabajo   y  el  esfuerzo  que  va tantas  veces más  allá   de lo puramente laboral,  a  quienes integráis la Oficina Técnica, os  doy las gracias por ser también activistas de esta cosa nuestra.

Han pasado tres años, 156 semanas,  
1095 días y como uno de los años ha sido bisiesto, han sido 1096 los días,  y todavía… todavía nos sigue doliendo el sufrimiento de nuestra juventud, y tenemos pendiente todavía poner  fin   a las palizas que nos siguen dando, a las humillaciones, a tantos malos ratos tan injustos.            Y tenemos pendiente que se acaben las lágrimas, que la exclusión, que la muerte deje de escribirse con T de transexual.  Y está pendiente y pendiendo de un hilo nuestra salud igualitaria, inclusiva, nuestra salud integral.

Nuestro colectivo tiene  por  delante  todavía  un arduo trabajo: acabar con todas las formas de la homofobia, la transfobia y la bifobia… dejar de ser la diana favorita  del  discurso y los crímenes de odio.

Y para ello  hemos de dotarnos de leyes efectivas por la igualdad real: con ellas en la mano y de la mano de la sociedad podremos enfrentarnos  y  acallar de una vez las voces del odio y de la intransigencia, las voces de la discriminación,  las del desprecio a nuestras familias y a nuestra diversidad.  

Y como meta inmediata,  pero inmediata, acabar  con  la  gestión nefasta de un gobierno que nos niega el pan y la sal,  de un gobierno  vuelto  sistemáticamente  de espaldas a nuestro colectivo.  Tenemos que conseguirlo y para ello  tenemos que empujar y empujar fuerte, porque tiene que dar la vuelta el aire en este país en este año  2015  para que podamos respirar ya… que nos ahogamos.  

Porque las políticas del partido popular están robando nuestras vidas, porque el partido del señor Rajoy perjudica gravemente la salud del colectivo de la diversidad sexual y de género.

En este tiempo transcurrido de emoción federal he podido palpar la verdadera esencia de nuestra  organización: muchas caras diferentes pero siempre la misma,  la de la militancia, la de la pertenencia a la casa común,  a la causa común,  y he tenido también  el privilegio de conocer de cerca  los síntomas  del activismo federal que llevamos en vena: la entrega, la vocación,    el sacrificio,  el afán de sumar (Pedro nos lo enseñó). También el orgullo del  esfuerzo compartido  y  la certeza de que los derechos se ganan solo por el trabajo empeñado de aquellas personas que hacen oír su voz.

Y arrancamos hoy nuestro séptimo congreso: Leyes por la Igualdad Real ¡YA!.  Sabemos  que  lo que falta es mucho todavía,  en eso estamos y seguiremos, empeñadas en la lucha y construyendo conjuntamente  nuestra  federación,  respirando  activismo,  consiguiendo  logros   y  sumando  esfuerzo  al   esfuerzo emprendido por  Pedro, por  Beatriz y por Toni, al que en este congreso puede añadirse además, si así lo decidís, el de Jesús Generelo, que me deja muy tranquila, Jesús, tu candidatura  y te doy las gracias por poner ahora a disposición de federación toda una vida de ilusión y trabajo activista.

Seguiremos ahora recorriendo  un camino que hay que construir  con dosis  generosas  de trabajo y sacrificio, con solidaridad y responsabilidad. Estos ingredientes bien  salpimentados de orgullo  y  alegría, todo ello  mezclado y amasado … os  dejo la receta federal que no falla.

‘Si crees en una idea, lo demás es solo trabajo’,  eso dijo Josefina castelví,  una desconocida  bióloga, escritora  y oceanógrafa, que nació en 1935 y  fué  la  primera mujer española en investigar la antártica y que volvió a ella en el  2013  para rodar un documental y, lo justificó diciendo «tengo que volver a oír la música del hielo».

Volver a oír la música del hielo… porque  hay que luchar con trabajo, sí,  pero también hay que hacerlo soñando,  creyendo firmemente que es posible alcanzar la utopía, pero ojo!, como dijo Gandhi,  que he leído que   lo dijo     ‘soy un soñador práctico, lo que quiero es convertir mis sueños en realidad”… así hemos conseguido nuestros derechos, y así vamos a  seguir conquistándolos.

Al día siguiente de mañana, vamos a seguir haciéndolo bien en esta federación,  al día siguiente de mañana vamos a seguir luchando como sabemos, como solemos: haciendo activismo en la calle, visibilizándonos, y también en los despachos, exigiendo, y  también en los medios y en las redes sociales,  denunciando. y llegando a todas partes; así vamos a seguir como lo hemos hecho siempre, venciendo convenciendo y, como  en un 28 de junio permanente, vamos a seguir  en la exigencia irrenunciable de nuestras reivindicaciones.

Al día siguiente de mañana, las entidades todas  vamos a seguir luchando, soñando  y convirtiendo nuestros sueños en realidad.

Esta es mi última intervención como presidenta, me lo han dicho: ‘el del viernes es tu último discurso como presidenta’,  por eso me alargo un poco… y  quiero terminarlo, que conste en acta, dándoos las gracias a vosotras, a las entidades, la verdadera esencia de la FELGTB, quiero daros las gracias por lo bien que me habéis hecho sentir  en estos años como presidenta  y  agradeceros el haber confiado en mí para llegar  a serlo.  

Hace un tiempo en una entrevista me preguntaron: ‘qué sientes cuando te conocen, te reconocen, te paran,  te agradecen la lucha, los logros,  qué sientes cuando te pasa eso?’ y  la respuesta me salió automática: ‘me siento útil’.

 Federación me ha hecho sentir útil,  ha dado sentido al esfuerzo, a tanto trabajo, me ha dado mucha felicidad, mucha y habéis sido, vosotras,  entidades, quienes lo habéis hecho, vosotras quienes me habéis dado esta oportunidad, y os doy las gracias por haberme permitido disfrutar de este privilegio:   presidir durante estos tres años la federación, ha sido para mí  un autentico privilegio  y un absoluto honor.

Yo  ahora  os animo  en  el trabajo de  la tarea diaria, en el desánimo de tantas ocasiones,   en  la lucha  de  nuestro cada día  por   nuestra felicidad;   os animo a trabajar con ilusión, con  entusiasmo, con empeño, con orgullo, os animo a trabajar con alma,  porque tenemos que poner alma, alma activista en lo que hacemos.

Y ahora sí que termino, con unos versos de Miquel Martí i Pol  termino:

“pongámonos de pie otra vez y que se sienta la voz de todos solemne y claramente. Gritemos quién somos y que todos lo oigan.  Y al acabar, que cada cual se vista como buenamente le apetezca, y ¡adelante!  Que todo está por hacer y que todo es posible”.

¡Gracias!