Eventos y Formación

Mujeres LTB
07/03/2020

Las mujeres LTB reivindican más visibilidad en la esfera pública para alcanzar la igualdad real

Concentración convocada con motivo del 8M, Día Internacional de la Mujer
Con motivo del Día Internacional de la Mujer, mujeres lesbianas, bisexuales y trans se han concentrado este sábado en la plaza de Pedro Zerolo para denunciar la discriminación múltiple que sufren tanto por su condición de mujeres, como por su pertenencia al colectivo LGTBI. Además, han reivindicado una mayor visibilidad en la esfera pública como vía para normalizar su realidad y alcanzar la igualdad de derechos.

Durante la acción, convocada por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) en el marco del año temático "2020, Mujeres LTB: Sororidad y Feminismo”, la representante del grupo trans de FELGTB, Niurka Gibaja, ha declarado que “es necesario ocupar el espacio público visibilizando nuestras distintas realidades, así como las distintas interseccionalidades que nos atraviesan ya sea la orientación sexual, la identidad de género, la raza, la discapacidad, la edad, etc., porque no existe una única forma de ser mujer”.

Así, ha recordado que “las mujeres LTB hemos sido oprimidas no solo por el machismo y la misoginia, sino también por la LGTBIfobia, lo que nos hace más vulnerables a las discriminaciones”. “Vemos nuestra sexualidad y nuestra identidad de género constantemente cuestionada por salirse de los cánones impuestos por el patriarcado y, por eso, hoy queremos visibilizar nuestra realidad para reivindicar nuestra identidad y nuestro derecho al reconocimiento social”, ha manifestado.

Por su parte, la coordinadora de políticas lésbicas de FELGTB, Cristina Pérez, ha explicado que “reivindicamos nuestros derechos mediante un feminismo amplio e inclusivo del que todas formamos parte. Un feminismo que aborda las múltiples discriminaciones que nos atraviesan y que logra sinergias entre mujeres diferentes que se reconocen, se encuentran y luchan unidas al entender la diversidad como un valor positivo”.

“Nos sumamos a las voces de todas las mujeres porque es el momento de priorizar nuestra lucha, con nuestras propias necesidades y reivindicaciones, pero en una lucha común, porque sólo desde el feminismo y la sororidad podremos desmontar la misoginia, como forma de lucha contra el machismo y el patriarcado, como acción básica para nuestro empoderamiento y la construcción de la igualdad”, ha añadido Pérez.

La necesidad de referentes

Con este acto, las mujeres del colectivo LGTBI han manifestado su deseo de “romper con todos aquellos prejuicios que les han provocado tanto dolor y tantas limitaciones para poder vivir en libertad y con una posibilidad plena de desarrollo”.

Así, han reivindicado la necesidad de contar con más referentes, con más mujeres que se pronuncien, con nombre propio, con una historia. “Queremos ser cotidianidad en las calles y personalidades públicas porque tenemos derecho a vivir en todos los ámbitos sin tener que renunciar a nuestra identidad ni orientación, porque nuestras vidas no van por fascículos en los que podamos separar lo que somos y lo que sentimos dependiendo del trabajo que tengamos, del partido político que gobierne o de la cara que ponga la persona que tengamos delante para decidir si le damos o no un beso a nuestra pareja”, han declarado.

Además, han hecho hincapié en que siguen sufriendo discriminaciones y violencias tanto socio-sanitarias, como laborales y legislativas y para acabar con ellas, han exigido una serie de medidas como la aprobación de la orden ministerial que garantice el acceso a las mujeres lesbianas y bisexuales a las técnicas de reproducción asistida; el reconocimiento del derecho a la filiación directa de los descendientes de parejas de mujeres o la posibilidad de inscripción directa en el Registro Civil desde el centro hospitalario en los casos de bebés con dos madres, en igualdad de condiciones que las parejas heterosexuales.

Asimismo, han reivindicado la creación de protocolos y formación específica para el personal sanitario sobre la salud sexual de las mujeres que tienen sexo con mujeres y formación sobre la realidad y necesidades de las mujeres lesbianas, trans y bisexuales para el personal de las instituciones geriátricas y de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

También han reclamado la modificación de la Ley 3/2007, que sigue considerando a las personas trans enfermas; la implantación de medidas dirigidas a erradicar la discriminación machista, lesbofóbica, tránsfoba y bifóbica dentro del ámbito laboral; la inclusión de la educación en  diversidad afectivo-sexual, de género y familiar de manera transversal en los currículums formativos de los centros educativos y la aprobación de iniciativas legislativas que refuercen la protección de la realidad de las mujeres LTB migrantes y refugiadas.