Eventos y Formación

EMIDIS-RETO 50-50

La ONU y FELGTB lanzan el reto 50/50 para promover la igualdad real para personas LGTBI en las empresas


La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con la colaboración de la Dirección General de Naciones Unidas y Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, han lanzado este jueves el reto 50/50 a las empresas con sede en España para conseguir que en 2020, medio centenar de compañías hayan garantizado la igualdad real para su personal LGTBI. 

Con esta iniciativa, las organizaciones pretenden animar a las empresas a que se sumen tanto a los Principios de Conducta de Naciones Unidas contra la discriminación laboral de las personas LGTBI, como al programa EMIDIS de FELGTB. 

Los Principios de Conducta para las empresas son un llamamiento de Naciones Unidas a las empresas de todo el mundo para ayudar a que las personas lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales puedan acceder a un puesto de trabajo y desarrollar sus carreras profesionales en condiciones de igualdad. Se trata de una serie de normas, fundamentadas en los Principios Rectores y en el Pacto Mundial, que ofrecen orientación práctica a las empresas sobre cómo cumplir con su responsabilidad de respetar los derechos de todas las personas independientemente de su orientación afectivo-sexual y/o su identidad de género. 

Por su parte, el programa EMIDIS es una herramienta que FELGTB pone a disposición de las empresas para orientarlas a la hora de gestionar la diversidad afectivo-sexual, familiar y de género en sus espacios de trabajo. Desarrolla un diagnóstico sobre el estado actual de sus políticas en favor de la igualdad de las personas LGTBI y les ofrece asesoramiento para implementar y desarrollar su plan de igualdad y/o diversidad. 

Durante el acto de presentación, que se ha celebrado este jueves en Madrid, la jefa de Área de la Oficina de Derechos Humanos de la Dirección General de Naciones Unidas y Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Marta Méndez, ha señalado que “a pesar de que España es desde hace años un país referente en la promoción y protección de los derechos humanos de las personas LGTBI, de las 297 empresas que han firmado hasta ahora los Principios de Conducta de Naciones Unidas, solo 4 son españolas y entendemos que es un tema de desconocimiento”. 

En este sentido, la gerente de FELGTB y directora de EMIDIS, Jenifer Rebollo Norberto, ha declarado que “la sociedad española es altamente respetuosa con la diversidad y nos gustaría que nuestras empresas reflejaran este valor que nos caracteriza. Por ello, desde FELGTB, a través de nuestro programa EMIDIS, queremos orientar a las empresas que ya trabajan en diversidad a alinear su compromiso con los propuestos por Naciones Unidas”.

Y es que, tanto los Principios impulsados por la ONU, como el proyecto de FELGTB, pretenden ayudar a las compañías que trabajan la gestión de diversidad a examinar sus políticas y prácticas para lograr que el respeto a los derechos humanos de las personas LGTBI sea uno de sus ejes transversales y un valor diferencial. 

En este sentido, Rebollo Norberto ha asegurado que “garantizar la no discriminación de las personas por su orientación afectivo-sexual o su identidad de género, además de responder a una cuestión de derechos humanos, beneficia directamente a las compañías puesto que la creación de entornos respetuoso para personas LGTBI contribuye a que éstas disminuyan sus miedos, inseguridades y posibles conflictos con otras personas de la compañía, lo que favorece que logren un mayor rendimiento”. 

“Está demostrado que quienes están sometidos a un estrés innecesario, no se sienten vinculados a su puesto de trabajo o llegan incluso a sufrir algún tipo de estigma o acoso son menos eficaces a la hora de desempeñar sus funciones en la empresa”, ha añadido.    

Por su parte, José Luis Lafuente, miembro de la Comisión Ejecutiva de FELGTB, ha asegurado que, “de entre todas las diversidades que una empresa debe proteger y potenciar, hay una que tiene unas características muy específicas: la diversidad sexual, familiar y de género. Esto se debe a que su especificidad se basa, fundamentalmente, en que se trata de un aspecto invisible de las personas. Por lo tanto, las personas LGTBI pueden acudir a sus puestos de trabajo sin manifestarse como tales, pero con la mochila del miedo a ser descubiertos, expuestos a la murmuración, al chantaje, al prejuicio, al estigma”. 

Así, ha declarado que “la visibilidad en la empresa es un derecho que las personas LGTBI deben poder ejercer y que, además, garantiza a la empresa la ausencia de conflictos. Quien quiera visibilizarse debe poder hacerlo con la absoluta garantía de que su orientación sexual, su realidad familiar o su identidad de género no va a influir de ninguna manera, ni para bien, ni para mal, en su consideración como miembro de la empresa, ni en el estatus que posee, o aspira a poseer en su lugar de trabajo”. 

Por este motivo, FELGTB invita a todas las empresas que estén trabajando en la creación de entornos seguros a que emitan mensajes explícitos sobre el respeto a la diversidad LGTBI para que los miembros de la empresas que sean personas LGTBI tengan la certeza de que visibilizarse no va a perjudicar ni sus relaciones con otras personas de la compañía, ni el desarrollo de su carrera profesional.