Eventos y Formación

Orgullo
21/07/2018

Manifiesto del Orgullo del Norte de África (Melilla) 2018

Hoy salimos a la calle para reivindicar el Orgullo de ser trans, el Orgullo de ser bisexuales, de ser lesbianas, gais, el Orgullo de ser intersexuales. Hoy salimos a la calle para reivindicar y celebrar el XIV Orgullo del Norte de África. 

En esta ocasión, las protagonistas somos las mujeres, mujeres lesbianas, bisexuales, transexuales; mujeres católicas, musulmanas, ateas; mujeres jóvenes y mayores; mujeres migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo; mujeres con discapacidad… El año 2018 pasará a la historia por la movilización social feminista que está cambiando este país. El Orgullo del Norte de África se suma a todas ellas reivindicando nuestro orgullo por ser personas LGTBI.

Pese a los avances conseguidos, la igualdad legal y la igualdad real no han llegado de la mano. Las personas LGTBI mayores siguen siendo invisibles para una gran mayoría de la sociedad. La adolescencia LGTBI está a la cabeza en acoso escolar, la discriminación LGTBIfóbica y los mensajes de odio hacia nuestro colectivo son persistentes frente a un miedo y un ocultamiento de las agresiones que no propicia la denuncia. Las mujeres lesbianas y bisexuales seguimos invisibilizadas, especialmente en el mundo rural. El VIH está siendo destacadamente agresivo en la población de hombres cisexuales que tienen relaciones sexuales con otros hombres y en mujeres trans trabajadoras sexuales. Las identidades bisexuales siguen estando cuestionadas por un sistema patriarcal que refuerza el monosexismo. El ámbito laboral todavía resulta especialmente cruento para el colectivo LGTBI y para el colectivo Trans en especial.

Una sociedad que se dice libre y democrática tiene la responsabilidad de corregir y denunciar estas situaciones de manera pública, exigiendo a los Gobiernos que actúen con celeridad, que nos defiendan de manera urgente y que protejan nuestro derecho a la vida y nuestra dignidad, históricamente ocultada, denostada y denigrada.

La situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las personas LGTBI refugiadas debe ser atendida de manera prioritaria y profunda por parte de España y de Europa. Exigimos a este respecto que se conceda asilo a las personas migrantes LGTBI que así lo acrediten y que se tenga especialmente en cuenta a las personas trans y a todas aquellas que pueden ser damnificadas de devoluciones en caliente. También a aquellas que no ven reconocida su condición de refugiadas y son devueltas a sus países de origen, de donde han huido por la persecución de la que eran víctimas. En Melilla conocemos muy bien esta situación. No podemos quedarnos de brazos cruzados ante las graves violaciones de derechos que las personas LGTBI sufren en países como Marruecos o Argelia, por hablar solamente de dos realidades que no son muy próximas. 

El Orgullo del Norte de África es un lugar de encuentra para todas ellas. Melilla abre sus brazos para que las personas que no pueden expresar su orientación sexual, su identidad de género o su expresión de género en sus lugares de origen lo puedan hacer hoy, aquí y ahora. Gracias por vuestra valentía, gracias por vuestro compromiso, gracias por ser parte de este movimiento global en defensa de los derechos humanos. 

Además, este año el Orgullo del Norte de África tiene una importancia aún mayor. La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), compuesta por más de 40 entidades de toda España y la mayor organización LGTB de este país, decidió que en 2018 nuestro Orgullo fuera prioritario para toda la federación. Hoy sentimos el apoyo de activistas de Asturias, Aragón, Andalucía, Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana… ¡Gracias por vuestro respaldo! ¡Gracias, compañeras y compañeros, por poner hoy la mirada en Melilla!

Por todo ello, hoy, 21 de julio de 2018, nos manifestamos para exigir:

  • El derecho de las personas LGTBI a acceder a la protección internacional cuando sufran persecución y desprotección en sus países de origen. 
  • El derecho de las personas solicitantes de asilo a moverse con libertad por todo el territorio nacional. El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes no puede ser la única alternativa para ellas, más cuando ahí no ven garantizados plenamente sus derechos. 
  • El reconocimiento y la protección de la autodeterminación del género. Porque sólo yo decido quién soy. Por esto mismo, el personal sanitario debe referirse a las personas trans conforme a la identidad sentida, siendo de especial importancia la formación específica del personal médico en materia de diversidad sexo-genérica y la modificación administrativa para el cambio de nombre en la documentación sanitaria.
  • La modificación de ley trans 3/2007, para que incluya a menores de edad, a personas migrantes y para que se elimine la parte de la misma en la que se requiere que un profesional de la medicina sea quien tenga que reconocernos y autorizarnos a ser quienes somos por medio de informes médicos patologizantes.
  • La urgente aprobación de la Ley Estatal de Igualdad LGTBI sin más demoras, sin más excusas y respetando el espíritu que le ha imprimido el movimiento LGTBI.
  • El compromiso político para la erradicación del VIH y su estigma y discriminación.
  • El desarrollo de Protocolos educativos que incluyan la protección de la diversidad sexual, familiar y de género.
  • La erradicación de cualquier impedimento en el acceso a las técnicas de reproducción asistida a los a mujeres solteras, a las que no tienen pareja varón y a las personas trans con capacidad de gestar. 
  • Una política exterior y de migración que no ampare a aquellos Estados en los cuales se vulneren los derechos humanos, en especial, los derechos de las personas LGTBI.
¡Viva el Orgullo de trans lesbianas, bisexuales, gais e intersexuales!
¡Viva el Orgullo del Norte de África!
¡Feliz Orgullo 2018!