Eventos y Formación

Concentración en repulsa a los delitos de odio por orientación sexual e identidad de género. Madrid, enero de 2016.
21/07/2017

La aprobación de la Ley de Igualdad LGTBI, paso imprescindible para reducir los delitos por LGTBfobia

22 de julio, Día Europeo por las Víctimas de Delitos de Odio
La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) conmemora el Día Europeo por las Víctimas de Delitos de Odio, que cada 22 de julio recuerda a las víctimas de los asesinatos de Oslo en 2011, reiterando la necesidad de tramitar y aprobar con la mayor celeridad la proposición de Ley de Igualdad LGTBI y contra la discriminación por orientación sexual, identidad y expresión de género, o características sexuales, que se encuentra desde el 4 de mayo registrada en el Congreso de los Diputados y que está a la espera de que se fije la fecha de su toma con consideración.  

Según los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior de incidentes relacionados con los delitos de odio durante 2016, los incidentes que más han aumentado entre 2015 y 2016 son los relacionados con la orientación sexual y la identidad de género (36,1%). Este hecho es especialmente llamativo en un contexto en el que el conjunto de todos los delitos de odio en 2016 se ha reducido en un 4,2% en comparación con los relativos a 2015.

Según palabras de Jesús Generelo, presidente de FELGTB, “las herramientas punitivas que contempla la actual legislación no son suficientes, por ello resulta fundamental trabajar desde nuevas perspectivas y dar garantías a las víctimas”. Varias Comunidades Autónomas cuentan ya con legislación específica para prevenir este tipo de delitos de odio por orientación sexual y/o identidad de género y proteger a sus víctimas, en las que se incluyen medidas preventivas y diversos tipos de sanciones. La última en aprobarse ha sido la Ley Foral 8/2017, de 19 de junio, para la igualdad social de las personas LGTBI+, por parte del Parlamento de Navarra, que hoy mismo fue publicada en el BOE. Asimismo, se espera que la próxima ley autonómica de estas características en ser aprobada sea la presentada en el Parlamento de Andalucía, donde el pasado miércoles el Pleno aprobó por unanimidad la toma en consideración de la proposición de Ley para garantizar los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI y sus familiares en Andalucía

Sin embargo, FELGTB insiste en que es imprescindible una legislación a nivel estatal que proteja a todos las víctimas de la LGTBfobia independientemente de su lugar de residencia, que vaya más allá de colores políticos y que recoja la demanda social que pide tomar medidas efectivas contra los delitos de odio. 

Los delitos de odio hacia las personas LGTB son la mayor muestra de hasta qué punto todavía persiste en la sociedad española una discriminación basada en la orientación sexual y/o la identidad de género. Además, no sólo se ejerce hacia las personas del colectivo, sino hacia aquellas que son percibidas como personas LGTB o cercanas a ellas. 

La punta del iceberg

Las agresiones hacia personas LGTB más visibles mediáticamente son aquellas que se cometen en la calle a manos de personas desconocidas, pero, según los datos con los que cuenta FELGTB tras años de intervención con víctimas, no son las más comunes. El entorno más cercano a la víctima suele ser quien, de manera constante y sin llegar siempre a ejercer violencia física, cometen esos delitos, como extorsiones y chantajes. 

FELGTB trabaja para que las personas LGTB logren empoderarse y, gracias a su capacidad de resiliencia, vivan su identidad de forma plena, tanto de manera interna como en su interrelación en sociedad. Las grandes urbes se han convertido en los espacios percibidos como más seguros para ello ya que la visibilidad y los referentes en el día a día son más habituales. Sin embargo, esa mayor visibilidad en las calles de esas ciudades ha encontrado en ocasiones como respuesta adversa las actuaciones de una parte de la sociedad discriminadora que todavía considera intolerable que las personas LGTB puedan vivir su vida en igualdad de condiciones que el resto. La expresión de género o la muestra de afectos en público entre parejas del mismo sexo siguen siendo percibidas como una provocación para aquellas personas que consideran intolerable todo aquello que se salga de la norma. 

Gracias a la cada vez mayor coordinación entre las entidades LGTB y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la información y la confianza de las víctimas en la importancia de denunciar va en aumento. Sin embargo, FELGTB considera que la falta de más información, consecuencia en gran parte del bajo número de denuncias, lleva a que se siga viendo sólo la punta del iceberg.