Educación

la foto
23/05/2014

La comunidad educativa concluye que el respeto a la diversidad sexual y de género pasa por la visibilidad

La FELGTB organiza junto al Ararteko vasco un seminario del proyecto Rainbow Has

Asociaciones de madres y padres, administraciones públicas y colectivos LGTB sumaron esfuerzos ayer en un seminario organizado por el Ararteko vasco y la FELGTB bajo el título "Cómo dar respuesta a la diversidad sexual y de género en el Sistema Educativo".

Pese al desinterés mostrado por las consejerías de educación de todas las autonomías excepto Euskadi y Andalucía, la jornada puso sobre la mesa la necesidad de atender la diversidad sexual y familiar en la educación y prevenir la violencia que se genera en torno a ella.

Representantes del Ministerio de Educación, la Secretaría de Igualdad y la Defensoría del Pueblo también se sumaron a la búsqueda de soluciones ante la constatación de que la diversidad sexual y familiar está invisibilizada en el sistema educativo y esto favorece unos niveles de violencia por homofobia, bifobia y transfobia intolerables.

Entre las conclusiones del seminario, que forma parte del proyecto europeo Rainbow Has, se determinó que el respeto a la diversidad sexual, de género y familiar no solo atañe a una minoría, sino que supone un enriquecimiento de toda la comunidad educativa.

De mano de la administración está, y es urgente que lo afronte, la realización de normativas claras que aborden explícitamente la diversidad sexual, de género y familiar, la formación del cuerpo docente, el trabajo permanente con las familias y la puesta en marcha y difusión de recursos para los menores y sus familias.

Especial atención requiere la población de menores con comportamientos de género no normativos, sean o no transexuales, la más desatendida. Es preciso el diseño y la difusión de un protocolo que indique a los centros cómo dar respuesta a sus necesidades.

Las autoridades educativas no solo deben resolver los casos en los que la violencia se manifiesta, sino que se debe realizar un trabajo, puntual y transversal a un tiempo, sobre el respeto a la diversidad.

“La educación en diversidad sexual, familiar y de género debe abordarse en todas las etapas educativas para evitar la vulneración sistemática de los derechos humanos de los menores, que son la población más vulnerable, y aunque algunas medidas requieren de un presupuesto, la mayoría son sólo cuestión de voluntad política. Nuestros menores y sus familias están desasistidos, expuestos a violencia, y la prevención es la respuesta”, ha afirmado Jesús Generelo, Secretario General de la FELGTB.