Educación

Presentación proyecto Escuela sin armarios (2)
08/10/2012

El proyecto europeo "Escuela sin armarios", que se desarrolla en dos institutos de Tenerife, referente nacional contra el acoso escolar homofóbico

El proyecto está impulsado por el Instituto Danés de Derechos Humanos.
El proyecto está impulsado por el Instituto Danés de Derechos Humanos y en el participan, en su fase piloto, dos centros educativos por cada uno de los nueve países que lo desarrollan.

La viceconsejera de Educación y Universidades, Manuela Armas, y el coordinador del área de Educación del Colectivo LGBTI Algarabía, Luis García, presentaron hoy el proyecto de cooperación internacional "Escuela sin armarios", un proyecto impulsado por el Instituto Danés de Derechos Humanos, en el que participan en su fase de pilotaje nueve países europeos con dos centros cada uno, y que en España se viene desarrollando en los institutos públicos de Tenerife IES Cabo Blanco (Arona) y IES Alcalde Bernabé Rodríguez (Santa Cruz de Tenerife).
Este proyecto, que es referente en España para otras Comunidades Autónoma, acaba de ser evaluado por los responsables del Instituto Danés de Derechos Humanos, representado por su coordinadora de proyectos, Camilla Rodríguez  Silva, presente también en la rueda de prensa. Los resultados de esta primera evaluación son altamente satisfactorios, según manifestó la representante del Instituto, que no descarta que se pueda extender a algún centro más de Tenerife este curso escolar.
Por su parte, la viceconsejera de Educación y Universidades, Manuela Armas, manifestó la intención de su departamento de mantener dentro de la parte del currículo que el Estado deja a las autonomías y que pasará del 35% al 25%, los contenidos afectivo-sexuales. También aceptó la propuesta del Instituto Danés de Derechos Humanos de colgar el enlace donde se encuentran los contenidos que se están trabajando en el proyecto "Escuela sin armarios", para que tengan acceso a ellos todos los docentes de Canarias.
Tanto la viceconsejera como el coordinador de Educación del Colectivo Algarabía manifestaron su preocupación ante el cambio que está preparando el Gobierno de España en materia educativa, así como la desaparición de cualquier referencia a la educación en la diversidad afectivo-sexual, que incluso se ha borrado por completo en la asignatura Educación para la Ciudadanía.
El proyecto "Escuela sin armarios" tiene como objetivos eliminar la discriminación, la homofobia y la transfobia en todas las escuelas europeas y supone trabajar con tres grupos: La ONG LGTB (lesbiana, gay, transexual y bisexual) y otras organizaciones interesadas, profesorado de colegios e institutos y jóvenes. 
Una de los puntos principales del proyecto es asegurar que cuestiones como, derechos humanos, igualdad de tratamiento, sexo, género y diversidad sexual, inclusión y no discriminación tengan espacio en las escuelas y se convierta en una parte importante del vocabulario de estudiantes y profesorado.
Acoso homofóbico
Paralelamente, el Colectivo LGTBI Algarabía presentó la investigación "Acoso homofóbico y riesgo de suicidio en adolescentes". Un estudio que pone de manifiesto la necesidad de trabajar la diversidad afectivo-sexual en los centros educativos. Un trabajo que en las islas viene desarrollando el reseñado colectivo y que el año pasado contó con el proyecto "Diversidades en construcción: Una cuestión de educación", que se llevó a cabo en 36 centros de Educación Secundaria de la Comunidad Autónoma.
Luis García destacó que la investigación realizada por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales y el Colectivo LGTB de Madrid entre 653 jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 25 años que han sufrido acoso escolar homofóbico, "señala que al 43% de quienes lo sufren les lleva a plantearse el suicidio, a más de la mitad (56%) continuadamente y al 27% de forma continúa en el tiempo"; explicó García.
"Este tipo de acoso, que en el 90% de los casos proviene de compañeros varones y en un 11% del profesorado, no es abordado por el centro (el 42% dice no haber recibido ayuda) ni por sus familias, a las que el 83% no informa de su situación", agregó el coordinador del área de Educación de Algarabía.
"Estamos hablando, -sigue diciendo García- , de víctimas que sienten humillación (63%), impotencia (60%), rabia (59%), soledad (53%), vulnerabilidad y aislamiento (50%). Pero sobre todo desesperanza (66%). Estos se traduce, según la investigación, en que el 17% de los jóvenes que sufren acoso escolare homofóbico llega a atentar contra su vida".
Por último, García animó a la Consejería a intensificar el trabajo que viene realizando y tener presente que con estos datos que revela el estudio, los centros escolares siguen siendo espacios no seguros para los jóvenes LGTB.
Foto:  Luis García, del Colectivo Algarabía, junto a Manuela Armas y Camilla Rodríguez