Cultura

BUENOS AIRES TEATRO_Tengo una muñeca en el ropero_02 (1)
10/03/2015

El espectáculo teatral Tengo una muñeca en el ropero plantea a jóvenes la tesitura de salir del armario

13 y 14 de Marzo en el Teatro Guindalera de Madrid

Programado por el XIX Festival Internacional de Artes Escénicas para niños y jóvenesTEATRALIA de la Comunidad de Madrid. GUINDALERA acoge el espectáculo Tengo una muñeca en el ropero , dirigido a jóvenes a partir de 14 años. La obra hace hincapié no tanto en el descubrimiento de la homosexualidad del protagonista como en la forma de comunicarla a los seres que ama, abriendo el debate posterior con los espectadores.

Julián tiene que vaciar el armario del cuarto de su infancia, donde solía esconder sus tesoros más y menos secretos. Muchos todavía están allí: una pelota, una camiseta de baloncesto, cómics de Batman y una Barbie, la muñeca que le robó a su hermana cuando él era un niño. Había tenido que envolverla con un suéter y esconderla en el estante más alto del armario para que nadie pudiera verla, porque jugar con muñecas estaba prohibido. Esos objetos disparan los recuerdos de Julián; su familia, los amigos… y evoca el momento que en que decidió reconocer su homosexualidad. La obra hace hincapié no tanto en el descubrimiento de la homosexualidad del protagonista como en la forma de comunicarla a los seres que ama. La puesta en escena está concebida para salas pequeñas, lo que le permite incluir espacialmente al espectador. Julián (¿Julián actor? ¿Julián personaje?) saluda y da la bienvenida a los espectadores, genera así un clima íntimo y cálido, para introducirnos en su espacio. Casi sin transición, comienza a contar su vida devenido ya, definitivamente, en personaje. Rota la cuarta pared, Julián inicia la historia interpretando a cada uno de los personajes que conforman la trama: madre, padre, hermana, amigo y entrenador de baloncesto. Sierra traza un retrato personal de cada uno de ellos, acentúa los rasgos identificativos utilizando la gestualidad, la expresividad de movimientos y el uso de tonos graves y agudos, según el personaje. El buen hacer del actor genera la risa del espectador, unas veces y una intensa emoción, otras; siempre, la comprensión del personaje, que evoluciona desde la narración distanciada –impuesta por el humor– hasta la liberación total de las emociones, clima que se torna muy fuerte en el momento en que Julián narra la reacción de su hermana. La charla con su amigo se presenta de una manera sorprendente, ya que Julián está solo en el escenario. El espectáculo nos lleva a cuestionar los estereotipos, un tema importante en la sociedad actual.

de María Inés Falconi

con  Julián Sierra

Fotografía / grafica: Antú Martín

Dirección de Arte / Vestuario: Endi Ruiz

Asistente de dirección: Elena Zago

Dirección: Carlos de Urquiza

 

Este espectáculo cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro y de la Universidad Popular de Belgrano “Alfredo Fazio” y Biblioteca Popular. Tiene el auspicio de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales. (FALGBT)y de Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

 

LA COMPAÑÍA. La Universidad Popular Belgrano (UPB), escuela teatral de amplia trayectoria en Argentina, que cuenta con varias salas de exhibición, está en los cimientos de la compañía que firma el espectáculo y que en definitiva nace en torno al tándem María Inés Falconi-Carlos de Urquiza. Ella, en la dramaturgia y él, en la dirección han creado un modus operandi que ha dado lugar a innumerables piezas, para públicos diversos. No es la primera vez que María Inés Falconi, aborda el teatro para adolescentes, ni la primera vez que se adentra en temáticas complejas. Por su parte, el joven actor Julián Sierra, formado en la cantera de la UPB, compone el personaje huyendo en todo momento del estereotipo; contiene la caricatura, sin eludir el amaneramiento,  bajo la dirección austera y precisa de Urquiza.