Cultura

De puertas para adentro

De puertas para dentro: disidencia sexual y flamenco

Presentación en Madrid del ensayo de Fernando López Rodríguez
El miércoles 8 de marzo se presenta en la Biblioteca Nacional de España (19.00h) el nuevo ensayo de Fernando López Rodríguez. De puertas para adentro, editado por Egales (Barcelona-Madrid), explora la relación entre el mundo del flamenco y la diversidad sexual y de género. Actualmente un doctorando en filosofía, su bagaje académico y su experiencia como bailaor construyen un ensayo lleno de casos de análisis que permiten introducirse y ahondar en el mundo del flamenco. Aprovechamos la presentación para hablar con Fernando.

Comienzas el libro citando a Wittgenstein y hablando del silencio; más adelante hablas de la tradición cubierta por el velo de la heteronormatividad. ¿Cómo ves la situación académica de los estudios de la diversidad sexual y de género? ¿Has visto o vivido la misma invisibilidad y silencio que en el mundo del flamenco?
Creo que es un objeto de estudio con una trayectoria reciente pero bastante sólida, inclusive en lengua castellana, pero en lo que tiene que ver con el flamenco y otras formas culturales "tradicionales" apenas hay nada. 

Hablas del carácter normativo de toda tradición escrita. Con esfuerzos intelectuales como el tuyo, desde la práctica y el estudio, ¿crees que está cambiando esa tradición o tradiciones?
Sí. Creo que actualmente ser claro y preciso, sin caer en el cinismo, es una de las mayores provocaciones que se pueden hacer. La escritura pone las cosas "negro sobre blanco" y a mí me ayuda a ordenar mis ideas y a ser conceptualmente honesto conmigo mismo. 

Analizas la situación del flamenco (y del bailaor) homosexual como doblemente excluido, tanto del mundo del flamenco como de los contramodelos homosexuales que analizas desde referentes académicos como David Halperin. ¿Cómo crees que puede cambiar esta doble exclusión? ¿Ves más factible que desaparezca una de las dos?
Creo que poco a poco se van creando referentes con una mayor visibilidad pública que permitirá a las generaciones futuras sentir que hay modos de ser y de vivir alternativos y que no están solxs en ello. 


Tu referencia al bullying en tu propia trayectoria personal, así como tu análisis del papel del arte como empoderamiento o huida de la opresión son muy potentes desde el punto de vista del activismo y de la creación de referentes. ¿Cómo ves el papel del arte en las formas más institucionalizadas o habituales de activismo?
Walter Benjamin terminaba su texto sobre "La obra de arte en la era de la reproductibilidad técnica" hace casi cien años hablando de la "politización del arte" y de la "estetización de la política. Es un tema clásico pero no me atrevo a teorizar demasiado sobre la relación entre arte y activismo: sólo puedo decir que existe y que se practica con mayor o menor conciencia por parte de sus ejecutores. 


Tratas también la situación de las mujeres y de las personas seropositivas en el mundo del flamenco no heterosexual. ¿Cómo ves su reflejo en el contexto académico?
Afortunadamente hay bastantes investigadoras que han trabajado de manera crítica sobre la figura de la mujer en el flamenco. Sobre el VIH en el flamenco, que yo sepa, no hay nada. 

Para terminar: estás realizando tu doctorado en Francia. ¿Cómo ves el respaldo académico a la investigación en danza y diversidad sexual y de género, en comparación con el Estado español? 
Hay que partir de la base de que el apoyo a la investigación en general en España es muy escaso. A eso se le suma el hecho de que la danza siempre ha sido la "hermana pobre de las artes" y de que desde los círculos académicos aún no se la considera un objeto digno de estudio. Creo que lamentablemente sigue siendo una práctica marginal y denostada desde muchos sectores diferentes.