Bisexualidad

Bullying homofóbico
18/05/2012

Ante un 60% de acoso escolar a adolescentes LGTB, el Gobierno de España decide no educar contra la discriminación

El borrador de Educación Cívica y Constitucional evita educar contra la LGTBfobia

La FELGTB quiere denunciar el abandono al que se somete a la población de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB) adolescentes en el sistema educativo. Numerosas encuestas demuestran cómo la violencia y la discriminación por orientación sexual o identidad de género siguen dramáticamente instaladas en la mayoría de las aulas.

El reciente estudio Jóvenes y diversidad sexual, presentado por el CIS en 2011 mostraba las dificultades que los jóvenes LGTB sufren en el sistema educativo. Cerca del 80% de los jóvenes preguntados afirmaba haber presenciado algún tipo de agresión por homofobia, bifobia o transfobia. Esta encuesta venía a confirmar datos de trabajos anteriores en los que la práctica totalidad de la población joven española reconoce que los centros educativos no son territorio seguro para las minorías sexuales.

En “Jóvenes LGTB”, investigación financiada por el Ministerio de Trabajo, más del 60% de los adolescentes gais y bisexuales encuestados afirmaba haber sufrido algún tipo de violencia física y/o psicológica por su orientación sexual. Estas cifras se disparan en el caso de la juventud transexual. Ante esta violencia, un importante número recurre al intento de suicidio como única salida a la exclusión que padecen.

“Pedimos al Gobierno un mínimo de coherencia”, dice Boti G. Rodrigo, Presidenta de la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales), “si el propio Gobierno reconoce que hay todavía mucha discriminación por orientación sexual e identidad de género y que hay mucho que trabajar para combatirla, como ha declarado este 17 de Mayo, ¿qué sentido tiene que el currículo escolar abandone ese combate contra la intolerancia, contra la homofobia, bifobia y transfobia?”

Uge Sangil, coordinadora del Área de Educación de la FELGTB, se muestra indignada: “¿Cómo se puede considerar que el trabajo educativo contra el acoso escolar es un adoctrinamiento? El silencio, la invisibilización de la diversidad afectivo-sexual sí que es adoctrinamiento, porque enseña a los chicos y chicas que ser diversos es negativo. Y eso genera mucho dolor y muchos dramas personales. Esta medida del Ministerio de Educación nos hace retroceder a años oscuros y va en contra de todas las normativas europeas, que establecen que hay que educar contra todo tipo de discriminación”.

Para la FELGTB, se trata de una nueva cesión ante las presiones de la Conferencia Episcopal y los sectores más fundamentalistas de nuestra sociedad, y se exige al Gobierno que deje de ser cómplice de la violencia que sufren millares de adolescentes a causa de su orientación sexual o su identidad de género.