#2016BISEXUAL

Orgullo-Madrid-2011-630x340
11/04/2017

La igualdad ya no es lo que era

FELGTB presenta una iniciativa de Ley en el Congreso

Doce años después del matrimonio igualitario y diez después de la ley de identidad de género, el Congreso de los Diputados se prepara para debatir una nueva iniciativa legislativa para el colectivo LGTBI –lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales–. 

La sala Sagasta del Congreso acogió el 29 de marzo a las cuatro de la tarde a Jesús Generelo, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB). 

El compareciente presentó el fruto de meses de trabajo no solamente de su organización y de las decenas de entidades que la forman, sino de un gran número de juristas, observatorios, universidades, asociaciones y partidos políticos. Se presentó ante la Comisión de Igualdad del Congreso el actual caballo de batalla de la FELGTB: la iniciativa legislativa de una ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales. 

En otras palabras: la Ley LGTBI, un reconocimiento explícito de las limitaciones de lo conseguido hasta el momento, y una propuesta de igualdad más compleja y completa de lo que el acceso al matrimonio jamás pudo prometer.

 

Junto a Pilar Cancela (PSOE), Javier Maroto (PP) y Ángela Rodríguez (Podemos), Generelo destacaba, bajo el retrato de Sagasta, por el pin arcoíris en su solapa. Comenzó su intervención agradeciendo a la Comisión de Igualdad poder presentar la iniciativa y reconociendo el trabajo de varios partidos políticos desde que presentó el proyecto de iniciativa legislativa en septiembre de 2016

En estos meses la FELGTB ha recibido aportaciones de una diversidad de agentes sociales, haciendo del texto propuesto una iniciativa plural, casi lista para llegar al Parlamento. Conocedor de la situación de la LGTBfobia en las aulas (habiendo publicado textos al respecto), Generelo hizo énfasis en las múltiples dimensiones en las que persiste y hasta empeora la discriminación y la desigualdad.

 

Presentando datos de múltiples fuentes, reconociendo los esfuerzos de diferentes administraciones públicas, el activista defendió una ley "respaldada por la inmensa mayoría de la comunidad LGTBI" con el objetivo de acabar con "siglos de persecución y estigma, de persecución legal, social e incluso persecución dentro de las familias". El hecho de que todos los grupos parlamentarios presentes hayan alabado la iniciativa no hace que la Ley LGTBI llegue al Congreso desde un consenso absoluto. 

Como pudo verse en los cerca de noventa minutos de sesión, los diferentes grupos llevan consigo diferentes formas de entender las leyes estatales y la relación entre éstas y las autonómicas. Destacaron las dudas, matices y precauciones sobre el encaje de esta ley en el marco competencial, llegando a ser compartidas por partidos con visiones antagónicas sobre el Estado español. 

La relación entre la FELGTB y el resto del movimiento LGTBI también apareció en el debate. María del Mar García Puig, diputada del grupo que comparten Podemos, En Comú Podem y En Marea, anunció el proceso participativo que han llevado a cabo para recopilar las aportaciones que no están en la FELGTB. La diputada defendió la necesidad de que sea así una ley más robusta y de un consenso indiscutible.

 

El proceso de aprobación del matrimonio igualitario tiene una larga sombra como antecedente y como baremo para valorar los apoyos y las críticas. "Hay cosas paralelas y cosas que no lo son. La sociedad española desde luego ha cambiado, y la oposición salvaje que supuso plantear el matrimonio igualitario ahora no se está dando". 

Ningún grupo parlamentario de los presentes en la sala Sagasta planteó nada que no fuese apoyo y alabanzas. María del Carmen Dueñas, portavoz del PP en la comisión, enfatizó la posibilidad de trabajar por la igualdad desde formas que no sean leyes: planes, estrategias nacionales y otras fórmulas. Generelo comparó esta actitud dilatoria con la oposición frontal que recibió el matrimonio. "Ahora es una oposición más sibilina, de cuestiones técnicas: esto sería mejor con regulaciones, esto sería mejor que lo hicieran las comunidades autónomas… Siempre dilatando la cosa, mientras que al matrimonio había una oposición ideológica expresa".

Ignacio Elpidio