Fe y Espiritualidad

logo-crismhom
05/03/2013

IV Congreso de Crismhom

Crimshom celebra su IV Congreso y elige a su nueva Junta Directiva.
El sábado 2 de Marzo tuvo lugar la celebración del IV Congreso de Crismhom bajo el lema “Crecemos y construimos comunidad cristiana”. A lo largo de todo el día esta comunidad LGTB cristiana estuvo reflexionando sobre las dos realidades que identifican esta asociación: ser cristianos y ser personas LGTB, abierta a personas heterosexuales que compartan esta causa.

El rápido crecimiento de esta asociación nacida en el año 2006, que cuenta con alrededor de 50 socios y más de un centenar de simpatizantes ha sido el motivo de este congreso con el fin de afianzar la vivencia cristiana y el compromiso comunitario.

Algunos de los textos aprobados manifiestan claramente que Crismhom sigue apostando claramente por la vivencia cristiana y la normalización de las personas LGTB dentro de las Iglesias cristianas: “el miembro comprometido “Hunde sus raíces en la persona de Jesús… los miembros de Crismhom somos primero y fundamentalmente cristianos; testigos del Dios vivo, liberador y potenciador de toda dignidad humana#. Por eso, toda la vida del miembro comprometido viene marcada por su identidad cristiana y su misión de Evangelizar al colectivo LGTB”. Y por lo tanto, en la asociación se trata de vivir una genuina espiritualidad cristiana: “Una auténtica espiritualidad cristiana hace descubrir al Dios de Jesús como liberador de la opresión que durante siglos hemos sufrido las personas LGTB. El miembro comprometido de Crismhom es un hombre o una mujer cristiana LGTB o heterosexual que comparte esta causa, y es impulsado por el Espíritu de Jesús a una vivencia del Evangelio liberada de añadidos fóbicos hacia personas LGTB. Vivencia cristiana y colectivo LGTB son dos realidades que configuran la vida del miembro comprometido”. 

Por todo ello, Crismhom tiene una misión clara: “ayudar y apoyar al colectivo LGTB con inquietudes cristianas a compaginar y compatibilizar su vivencia de la fe con su orientación sexual e identidad de género, y normalizarla dentro de un entorno abierto de diversidad sexual que cuente con la presencia de personas heterosexuales. Dentro de la normalización, esta asociación tiene por objeto integrar y reivindicar el lugar de las personas LGTB cristianas tanto dentro del colectivo LGTB como dentro de las distintas Iglesias cristianas con una vocación de diálogo y apertura desde el deseo de cambio de las Iglesias desde dentro y no desde postulados beligerantes”

El reto de Crismhom es grande, cada vez más personas LGTB acuden a la asociación buscando un lugar donde vivir la fe, sentirse amados por Dios, y compartir vida y compromiso. El Congreso celebrado ayer es la ratificación marca una nueva etapa en la asociación con misión clara de ser comunidad cristiana al servicio del colectivo LGTB.