Fe y Espiritualidad

31717_boldly-queer-african-perspectives-on-same-sex-sexuality-and-gender-diversity
21/12/2018

COMENTARIO AL EVANGELIO DESDE FUERA DEL ARMARIO. TERCER DOMINGO DE ADVIENTO. 16 de diciembre de 2018. Lucas 3, 10-18

NARRAR LA ALEGRÍA

Las personas LGBT cristianas -todas las personas, pero mujeres y hombres LGBT especialmente, por nuestra historia colectiva- no deberíamos entender en plenitud el texto del evangelio de
 hoy sin antes interiorizar las lecturas de Sofonías y de San Pablo a los Filipenses que lo acompañan en la liturgia del tercer domingo de Adviento. En ambas se nos transmiten mensajes de esperanza que parecen dirigidos con certeza a todos los grupos que, de una u otra forma, vivimos en las fronteras de la Iglesia. En la primera deja claro que Dios nos ama y que esa verdad ha de ser la razón por la que hemos de estar alegres. En la segunda, San Pablo igualmente nos exhorta a estar contentos y nos anima a no preocuparnos, porque nuestras necesidades las conoce el Señor y serán escuchadas.
Cuando era un chaval, y aún adulto, no me creía absolutamente nada de eso. Ni tenía razones para estar alegre, ni había indicios de que Dios me amara, y desde luego estaba muy agobiado pensando que al final de mis días acabaría condenado, porque yo no era como el Padre de los cielos quería que fueran sus hijos, tal y como mis educadores interpretaban para mí la Palabra.
No comprendí la trascendencia de todo lo que Juan Bautista dice hasta que me empapé del amor de Dios, hasta que me reconocí hijo querido suyo, y hasta que me alegré en Él y aprendí a confiar mis necesidades poniéndolas en sus manos, dejándome hacer en su voluntad.
No en vano fui capaz de separar mi fe en Dios de la religión y la doctrina angustiosa, antes de que ambas provocaran que esa débil fe desapareciera por completo. Y lo hice yéndome al desierto de Juan Bautista, al silencio donde, si logras callar la tormenta, descubres que la voz de Dios no está en los truenos sino en la débil brisa que susurra y te roza el rostro. Allí me dejé llevar como en el canto de Oseas: me dejé seducir y dejé que hablara a mi corazón.
Esperé a reencontrarme con mi Creador para salir del armario. Creo que necesitaba tranquilizar mi alma y recuperar al Dios que perdí de pequeño, antes de quitarme el disfraz y ser de una vez por todas yo mismo. Cuando me sentí amado por Dios empecé a vivir la alegría del Evangelio y fui capaz de poner en su corazón mis preocupaciones, desvaneciéndose cada una de ellas. Es justo en ese momento cuando el mensaje de Juan Bautista tiene sentido.
Porque en definitiva, lo que Juan anuncia es lo que yo había experimentado en esa desesperada "reconversión" en la que recuperé la fe que me había sido pervertida y secuestrada cuando que era un crío.
Las personas LGBT cristianas no salimos del armario y continuamos con nuestras vidas con total normalidad, como si no hubiese pasado nada. Más bien nos ocurre como cuenta el evangelista. Hice en voz alta la misma pregunta que aquellas gentes: ¿y ahora qué debo hacer?
Juan tiene una contestación para cada realidad concreta. Yo no obtuve una respuesta personal, sino que -al principio tropezando, después orando mucho- intuí qué quería Dios de mí, qué había
de hacer. Y esa intuición en cuanto a lo que el Padre espera, coincide con la de la mayoría de mujeres y hombres LGBT cristianas que pasan por esta experiencia, es decir, poner en valor mi historia, contar cómo Dios ha dado sentido a mi vida y narrar de qué manera y con cuánta generosidad me ama tal como soy.

Después de todo contar cómo Dios es fuente de alegría en mi vida es el preámbulo de lo que Juan anuncia, cuando se coloca a un lado para dar protagonismo a Jesús. Cristo es quien de verdad enciende el corazón y facilita que el fuego del Espíritu sea el auténtico bautismo que convierte los corazones. Definitivamente desaparece la tristeza, no hay más dolor, todo tiene sentido.
Las mujeres y los hombres LGBT cristianos estamos llamados a ser nosotros mismos, sin miedo. Solo desde nuestra sincera realidad, confiadas y confiados en el Señor, seremos instrumentos eficaces en el anuncio de la Buena Noticia. Nadie como nosotros, -que con tanto esfuerzo conservamos la fe en lámparas encendidas y guardamos suficiente aceite para que no nos faltara luz-, nadie pues como nosotros sabe lo que significa estar al borde del camino y ser rescatados, curados, abrazados, valorados como obras perfectas del Creador.

Antonio Cosías 
Comunidad Ichthys. Cristian@s LGBT+H de Sevilla