Fe y Espiritualidad

1310148fc4923f2med
28/08/2018

Declaraciones del Grupo de Fe y Espiritualidad de FELGTB acerca de las últimas declaraciones del Papa

Desde el Grupo de Trabajo de Fe y Espiritualidad constatamos que muchas iglesias cristianas tienen aún trabajo por delante para incluir nuestra realidad y cesar de discriminarnos e invisibilizarnos. En concreto, la Iglesia Católica debe hacer realidad el Evangelio e incluir nuestra realidad como haría Jesús. Él nunca nos rechazaría ni nos dejaría de lado. Todo lo contrario: nos acogería y nos dignificaría como hizo con las mujeres, las/los/les pobres y todas las personas estigmatizadas por las clases poderosas. 

Recientemente el Papa ha hecho unas declaraciones recomendando recurrir a la psiquiatría cuando se detecte en los niños “tendencias homosexuales”. Dichas palabras han sido recibidas con dolor y mucha tristeza. No obstante, a la luz de sus declaraciones, no deja claro si la mención que hace sobre recurrir a la psiquiatría para atender “a las personas con tendencias homosexuales” se puede interpretar como ayuda para aceptar y normalizar la vivencia de la homosexualidad o, por el contrario, para “curarla”. Creemos que mencionar “Psiquiatría” e indicar que serviría para “ayudar” a los/las homosexuales ha creado un malestar innecesario y ha causado un dolor difícil de curar.

El desafío actual del Papa es convivir, por un lado, con la plena inclusión de las personas LGTBI y, por otro lado, con posturas más ultraconservadoras y radicales hacia nuestro colectivo. No obstante, la Iglesia Católica tiene que pedir perdón a las personas LGTBI por todas las declaraciones y palabras faltas de caridad y que incitan al odio. En concreto, tiene que pedir perdón por condenar la homosexualidad, negar la identidad de las personas trans e invisibilizar a las personas intersexuales y bisexuales. Y, por supuesto, ceñirse al Evangelio y dejar de lanzar mensajes discriminatorios, culpabilizantes e invisibilizantes y hacer realidad el AMOR incondicional De Dios hacia todas/todos/ todes. Además, tiene que incluir a las familias diversas, los matrimonios entre personas del mismo sexo, a las familias constituidas por personas divorciadas que se unen en un nuevo proyecto en común. Tiene que incluir plenamente a la mujer y concederles el acceso a los ministerios y al pontificado. Debe dejar de mencionar que los niños/as/es LGTBI tienen que acudir a especialistas para “tratarse”. La orientación sexual y la identidad de género son realidades que pertenecen a la naturaleza humana y no son en absoluto desviaciones. 

Fuimos soñados por Dios Madre y Padre para añadir riqueza y diversidad a su Creación.


Aunque en el día de hoy el Vaticano ha modificado la declaración y ha aclarado que en lugar de Psiquiatría quería decir atención psicológica, seguimos reiterando que las declaraciones son bastante ambiguas y que pueden seguir siendo entendidas como discriminatorias.