Realidades Trans

Menor con bandera arcoiris
18/07/2019

FELGTB aplaude la decisión del Constitucional que dictamina que las personas trans menores de edad podrán cambiar de sexo en los registros públicos

Demuestra un cambio de criterio del tribunal sobre el libre desarrollo de la personalidad.

La sentencia demuestra un cambio fundamental de criterio del tribunal en cuanto al entendimiento del libre desarrollo de la personalidad y la no discriminación por cuestiones de edad. 

No hace ni un año se debía batallar el cambio de nombre de las personas trans menores en los juzgados.  

[18.07.19].
La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) considera un gran avance la decisión del alto tribunal de anular el artículo de la ley de registros que limitaba la posibilidad de realizar el cambio de sexo solamente a mayores de 18 años.

Según Marcos Ventura, coordinadora del grupo de políticas trans de FELGTB, este avance legal da la razón a una de las demandas del colectivo LGTBI, y es que “la identidad de género no es cuestión de la edad adulta. Es algo que aparece desde la primera infancia y que nos acompaña de manera estable durante toda la vida, sepamos interpretar correctamente lo que nos está pasando antes o después, salgamos del armario antes o después”.

Para la FELGTB, la sentencia supone caminar hacia el reconocimiento y el respeto de la diversidad sexual, familiar y de género, especialmente en el ámbito educativo y sanitario donde, como argumenta Ventura, “va a ser imposible negar la identidad de una persona menor de edad en el colegio y será más difícil negar los tratamientos a aquellas que ya cuentan con el cambio de sexo en el registro”.

En este sentido, la FELGTB tiene constancia de que las consecuencias en la salud mental de las personas trans se reducen drásticamente cuando estas son tratadas conforme a su identidad sentida. “Llamar a las personas por su nombre sentido, utilizar el género real y respetar su identidad de género reduce enormemente la probabilidad de intento de suicidio y de otros problemas de salud mental derivados de la transfobia” añade la coordinadora.

Antes de 2007, para proceder al cambio de sexo registral se tenía que demandar al Estado y aportar pruebas periciales que demostraran que se había acudido a cirugía. La Ley 3/2007 abrió muchas puertas a la vez que patologizaba las identidades trans y dejaba fuera a muchas personas que no cumplían determinados requisitos, entre ellos, la mayoría de edad. De hecho, no hace ni un año, se debía batallar el cambio de nombre de las personas trans menores de edad en los juzgados.

“La igualdad real y legal del colectivo trans sigue siendo una utopía, todavía se nos sigue requiriendo un diagnóstico de disforia de género y todavía queda mucho camino por recorrer para que la autodeterminación del género sea una realidad, pero es asombroso cómo los tribunales están dando respuesta a la inacción que obtuvimos con la no aprobación de la Ley Estatal de Igualdad LGTBI” asegura Ventura.

Para la FELGTB, defender los derechos del colectivo trans es defender los derechos humanos y situarse al lado de un movimiento imparable por la igualdad legal y real, independientemente de la identidad de género que se tenga. 

En un día de celebración como el de hoy, la Federación insiste en que no se cesará hasta lograr una igualdad real garantizada por el blindaje de derechos que las personas trans necesitan y merecen.